Según reporte del Banco de la República, en estas tres ciudades la disminución fue de un 2,4 %.

Aire Medellín antes y después

Medellín es una de las grandes capitales del país donde los precios han caído.

Los precios de la vivienda nueva completaron, en enero, 13 meses a la baja en las tres principales ciudades del país, según el primer reporte del 2017 del Banco de la República.

Por su parte, el Índice de Precios de Vivienda Nueva del Dane, medido en 53 municipios, varió 8,33 por ciento en el 2016, lo que muestra, al descontar la inflación, un aumento de precios de 2,58 por ciento, en términos reales.

De esta manera, los dos cálculos revelan la misma tendencia en los precios de este tipo de inmuebles, los cuales llegaron a tener picos de aumentos en los años 2007 y 2013.

De acuerdo con el índice que publica el banco central para las tres principales ciudades, los precios de la vivienda nueva dejaron de subir en enero del año pasado y desde entonces –en el conjunto de las tres capitales– se acumula una caída de precios de 2,4 por ciento.

Es importante señalar que antes de enero del 2016, nunca hubo bajas de precios en términos reales, desde que se registra esta medición, que comenzó en el 2004.

De acuerdo con el Banco de la República, en enero, los precios de vivienda cayeron 1,32 por ciento en Bogotá; en los alrededores de la capital, 2,63 por ciento; en Medellín subieron 0,57 por ciento y en Cali se mantuvieron estables, al cerrar en 0,01 por ciento.

Por su parte, el índice del Dane muestra una tendencia similar en cuanto a estas grandes urbes, que aunque revelan aumentos en sus precios reales, estos se moderaron con respecto a los años de 2012 o 2013, cuando la variación llegó a sobrepasar los dos dígitos.

Así las cosas, para la entidad estadística, Pereira, Popayán y Armenia fueron las ciudades donde más crecieron estos precios, al registrar alzas de 15,65 por ciento, 15,22 por ciento y 14,73 por ciento, respectivamente.

En contraste, Bucaramanga, Cartagena y Cali fueron las urbes donde más se frenaron estos crecimientos, e incluso en Villavicencio esta cifra cayó 6,26 por ciento.
Lo anterior, como se mencionó previamente, no incluye el impacto de la inflación del 2016 (que fue de 5,75 por ciento), por lo cual representa un valor nominal.